17 oct. 2015


Que la historia del Sáhara como desierto es bien breve es algo que nadie duda (ahí están las pinturas prehistóricas que nos muestras una fauna bien diferente a la actual), pero no deja de sorprender el ver esqueletos completos de ballenas incrustados en las rocas del desierto.

Estos fósiles habitaron en el antiguo mar de Tetis, del que actualmente solo nos queda nuestro mar Mediterráneo. Gran parte de este antiguo mar desapareció  tras la colisión de grandes bloques continentales de la que surgirían cordilleras como el Himalaya o los Alpes.

Los cetáceos evolucionaron a partir de mamíferos terrestres con sus extremidades características. Su posterior adaptación a un medio acuático favoreció que estas extremidades se volvieran inútiles en dicho medio, aunque no han llegado a desaparecer por completo. Algunos de estos restos presentan caderas en las que son visibles sus extremidades, incluso con sus falanges intactas.

Estos restos fosilizados no son noticia reciente (fueron hallados a principio del siglo XX) y de hecho actualmente son una atracción turística más, a unos 200 Km de El Cairo. Pero siempre resulta curioso imaginarse el actual suelo del Sáhara como fondo de un mar en el que, hace unos 40 millones de años, nadaron hasta ballenas.





Publicado por admin.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sígueme por correo electrónico

Comentarios recientes

.