21 nov. 2015


Uno de los objetivos de la exploración planetaria de Marte es la búsqueda de condiciones de habitabilidad que permitieran la existencia de vida extraterrestre. La presencia de agua es una de las condiciones indispensables para la vida. Desde hace millones de años los científicos trabajan en este campo para buscar la presencia de agua en el planeta tanto en el pasado como a día de hoy. Pero pocos trabajos han demostrado que exista agua fluida en la superficie de Marte.

Los investigadores que trabajan observando Marte, desde hace años, se preguntan qué podría configurar esos extraños surcos que aparecen y desaparecen con el cambio de estación del año. Hasta ahora se preguntaban si era flujo de arena o quizás agua… El trabajo publicado por la revista Nature Geosciences y liderado por Lujendra Ojha, investigador del Departamento de Ciencias de la Tierra y la Atmósfera del Instituto de Tecnología de Georgia, zanja por fin el debate. En concreto, analizaron cuatro puntos del planeta en los que se producen este tipo de surcos.

Según han demostrado los investigadores, se trata de sales -cloratos de magnesio y percloratos de magnesio y sodio- hidratadas lo que hace pensar a los investigadores que el agua líquida circula sobre la superficie cuando la temperatura es más favorable.
 Las conclusiones apuntan que el estudio realizado en el Cráter Gale, de una "forma menos teórica mediante el hallazgo de percloratos con rasgos de estar en presencia de agua líquida". Pero no se trata de un descubrimiento como se podría producir en la Tierra, de forma directa. Los investigadores llegaron a esta conclusión después de analizar la absorción espectral de esos materiales presentes en las marcas presentes en las laderas inclinadas de Marte gracias a un instrumento -un espectrómetro- de la sonda Mars Reconnaissance de la NASA, que pudo reconocer estos percloratos y cloratos en el rango de los infrarrojos.

¿Pero de dónde viene ese agua?

"Todavía no está claro de dónde proviene esa agua” dice Ojha.
Aunque Ojha demuestre la existencia de agua líquida de una forma efímera, un posible ambiente para la vida no tendría lugar en la superficie. La radiación ultravioleta que hay en Marte prácticamente destruiría cualquier tipo de materia orgánica conocida.
Sin embargo, para tener la prueba irrebatible tanto de la presencia de ese posible flujo de agua bajo la superficie como de una posible forma de vida en Marte haría falta que los científicos puedan coger con sus propias manos esos materiales y perforar su superficie. "Es posible que en el año 2030 o 2035 se haga una misión tripulada a Marte...".

Publicado por Lorena Portillo

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sígueme por correo electrónico

Comentarios recientes

.